El Río Verdiguel nace en las faldas del Nevado de Toluca y es alimentado por los afluentes del arroyo “Teresona” ubicado en San Mateo Oxtotitlán y el arroyo Cano que nace en el paraje conocido como “el Gualupeño” ubicado en la localidad de Santiago Tlacotepec.

Desde el asentamiento de los primeros pobladores del Valle de Toluca, hasta mediados del siglo XIX  el río fue una de las principales fuentes  de abastecimiento de agua para el desarrollo de las tenerías y pequeñas granjas; sin embargo a finales de ese siglo y principios del siglo XX  la contaminación de sus aguas avanzó de manera acelerada. Las principales responsables fueron las industrias instaladas desde la época colonial, así como el rastro conocido como “Corral de matanzas” el cual arrojaba al río los desechos orgánicos.

Entre 1894 y 1900 se construyeron bardas y se taparon varios tramos del Río Verdiguel en la zona centro de la cuidad para disminuir los problemas de salud y evitar que la gente siguiera tirando basura y arrojando materia fecal; a partir de ese momento y poco a poco se fueron embovedando varios tramos del Río en diferentes partes del municipio; en 1950 se embovedo un tramo entre el Cerro de Coatepec y la Alameda y en 1986 en la calle Avenida de los Maestros.

Continuando con la estrategia de saneamiento en 1988 se entubó el Río Verdiguel en la zona poniente entre los límites con Zinacantepec y San Mateo Oxtotitlán, de 1990 a 1991 la antigua Comisión Estatal de Agua y Saneamiento contribuyó para entubar el Verdiguel en la colonia Nueva Oxtotitlán con una longitud de 570 metros y tubería de 2.44 metros de diámetro.

Debido al uso del río como depósito de basura se altera la pendiente y la velocidad   del agua  provocando que suba el nivel del agua por el arrastre y taponeamiento que ocasiona la basura provocando inundaciones; derivado de esto se construyeron presas de Gaviones (una especie de malla) para retener sólidos.

El mantenimiento de la infraestructura de la bóveda es de vital importancia, ya que la erosión de la mampostería por el propio flujo del agua, el movimiento de la tierra y el peso de los asentamientos humanos ocasionan el desgaste de la propia infraestructura y se han detectado fracturas en los muros y en el techo, las cuales se han reparado oportunamente, teniendo como antecedentes los siguientes:

  • En 1998 Se detectó una falla por debajo de la mercería “EL VENADO” y fue necesario reparar un tramo de la bóveda frente a telégrafos.
  • En 1996 se detectó una grieta de 30 metros en la pared poniente de la bóveda,
  • ubicada en el tramo comprendido de Diego Rivera a Isidro Fabela en Santiago Miltepec
  • El 1º de Octubre de 1998 se colapsó el muro sur de la bóveda del Verdiguel

Derivado de las grietas y colapsos, en el interior de la bóveda de manera regular se realizan recorridos para revisar que la  estructura se encuentre en buenas condiciones garantizando la seguridad de los ciudadanos.