El Río Verdiguel nace en las faldas del Nevado de Toluca y es alimentado por los afluentes del arroyo “Teresona” ubicado en San Mateo Oxtotitlán y el arroyo Cano que nace en el paraje conocido como “el Gualupeño” ubicado en la localidad de Santiago Tlacotepec.

Desde el asentamiento de los primeros pobladores del Valle de Toluca, hasta mediados del siglo XIX  el río fue una de las principales fuentes  de abastecimiento de agua para el desarrollo de las tenerías y pequeñas granjas; sin embargo a finales de ese siglo y principios del siglo XX  la contaminación de sus aguas avanzó de manera acelerada. Las principales responsables fueron las industrias instaladas desde la época colonial, así como el rastro conocido como “Corral de matanzas” el cual arrojaba al río los desechos orgánicos.